¡Coman Chocolate!

Cuántas palabras para describirlo, ¡cuantas metáforas, cuentos, poemas y onomatopeyas! Cuantas cabezas, plumas, manos y paladares fueron inspirados en un solo sabor. Cuantas palabras, tantas, para una sublime  e inigualable sensación.

Coman chocolate, pero cómanlo sin ese instinto que nos invade a todas las mujeres como una fiera indomable: la culpa. Y parte de esa culpa tiene que ver con que engorda. ¡Si,  el chocolate efectivamente engorda, muchísimo!

 

Engorda el alma, engorda los sueños, las ilusiones y la esperanza.

Engorda los deseos, todo tipo de deseos, engorda el entusiasmo y los caprichos.

Cuando se sientan solas, coman un chocolate.

 

Cuando todo en el mismo día salió diferente a lo pensado, coman chocolate; si tomaron una copa de más, coman chocolate; si el sueño las invade en un momento inoportuno, coman chocolate; si la desilusión es amorosa, cómanse una caja de chocolates; si van de visita a una casa, lleven bombones, porque no habrá regalo mejor apreciado ni bálsamo más reparador que un rico chocolate.

 

La vida es un suspiro; aprendamos a suspirar nosotros por aquellos pequeños placeres que logran gratificarnos transportarnos y evadirnos al menos por un pequeño instante a nuestro propio realismo mágico que nos llenará el alma de puro placer y de una inmensa pasión que sólo el chocolate es capaz de transmitir.

 

¡Coman chocolate y disfrútenlo!