• ¡A poner la mesa!

    ¿Cuántas veces de niños nos han mandado a poner la mesa? ¿Cuantas veces lo hacemos casi automáticamente cuando la preparamos a diario? Entonces, sacamos los individuales que tenemos más a mano, la vajilla de siempre y la plasmamos casi sin pensarlo hasta terminar con lo que podríamos llamar, un trámite cotidiano.

    Seguir leyendo
  • ¡A poner la mesa!

      ¿Cuántas veces de niños nos han mandado a poner la mesa? ¿Cuantas veces lo hacemos casi automáticamente cuando la preparamos a diario? Entonces, sacamos los individuales que tenemos más a mano, la vajilla de siempre y la plasmamos casi sin pensarlo hasta terminar con lo que podríamos llamar, un trámite cotidiano.

    Seguir leyendo