Los secretos del buffet

Para las fiestas, el buffet frío es la forma más usada para recibir. Es práctico, variado, fresco y tiene opciones para todos los gustos.

Este año en particular, los encuentros serán más acotados, por lo que conviene pensar bien el menú con anterioridad y no exagerar en las cantidades.

La época del año es calurosa así que recomiendo que se inspiren en  platos frescos y livianos.

Visualmente debe verse atractivo, por lo tanto pongan toda su creatividad para que la mesa se vea tentadora. Jueguen con las alturas de las fuentes para que la mesa no luzca “chata”, las si están bien presentadas son mucho más atractivas y por supuesto la deco navideña! Una ramas de pino o casuarinas enhebradas con las luciérnagas navideñas que son a pila, es perfecto para darle a la mesa el toque festivo que se merece.

No necesita ser ostentoso. Unas buenas ensaladas y una carne principal, una terrina y una tarta forman un buffet perfecto, para todos los gustos y todas las inclinaciones gastronómicas.

Recomiendo las bebidas en una mesa aparte para no recargar todo en el mismo espacio.

Separen con tiempo las fuentes y la vajilla que van a usar con sus respectivos cubiertos de servir. Las corridas de ultimo momento agotan y cuanto más organizado tengan las cosas, más van a disfrutar!

Como el buffet es un servicio exigente en su preparación porque obliga a la diversidad de platos, siempre sugiero un único postre para no complicarnos.

Para el brindis, un espumante con turrón, budines, frutos secos, un copón de cerezas, otro copón con damascos y el clásico pan dulce son perfectos para un final feliz!