Lasaña de Ravioles

Cocinar una lasaña con ravioles es más rápido y el resultado es exquisito.

Ingredientes

2 planchas de raviolones a gusto

½ litro de caldo de verduras

Relleno

½ litro de salsa bechamel

Ricota, espinaca y albahaca.

1 taza de salsa de tomate

1 taza de queso parmesano rallado

Preparación

Elegir una fuente para horno y colocar en la base ½ taza de caldo de verduras. Este paso es fundamental para que los ravioles se cocinen.

Colar la plancha de ravioles, tratando de cubrir toda la superficie del recipiente.

Colocar una capa de bechamel, otra capa con el relleno elegido y verter media taza más de caldo. Si te da la sensación de que es mucho liquido, no te preocupes, este se consumirá durante la cocción y evitará que tu lasaña se seque.

Colocar otra capa de ravioles y continaur con el mismo procedimiento hasta completar el recipiente.

Terminar con una capa de bechamel y por último la salsa de tomates. Espolvorear con parmesano rallado y cocinar en horno medio durante 40 minutos aproximadamente.

Nota: si elegís raviolones de carne, elegí un relleno diferente para combinar. Si en cambio comprás raviolones de espinaca, podes combinarlo con un relleno de carne o pollo.

Ricota, espinaca y albahaca

Saltear medio kilo de espinacas, condimentarlas con sal, pimienta y nuez moscada y procesarlas junto con medio kilo ricota fresca. Agregar ½ taza de queso rallado.

Bechamel para 6 personas

50 g de manteca

50 g de harina de trigo

600 ml de leche (a temperatura ambiente)

Sal al gusto

Nuez moscada molida

 

Para hacer salsa bechamel, comenzamos poniendo una sartén al fuego y añadiendo 50 g de manteca. Una vez que se funde, agregamos la harina y removemos con cuchara de madera hasta formar una pasta.

Agregar la leche poco a poco removiendo constantemente. Una buena forma de hacerlo es dibujando ochos en la sartén, para que la salsa bechamel siempre esté en movimiento. Conviene en este momento cambiar la cuchara de madera por un batidor de mano para evitar que se nos formen grumos.

Para aligerar la salsa, agregar un poco más de leche cuidando que no se pierda la consistencia de la misma.