Tarta de membrillos, kale y calabazas

Esta es una de ms tartas preferidas por la combinación de sabores que tiene. Disfruto hacerla en esta época del año por los membrillos y las calabazas que están en su estación preferida y el contraste con el queso azul que la hace de lo más exótica!

Ingredientes

Masa

300 de harina

1 cdita de sal

150 manteca

60 gs de crema

 

Relleno

½ kilo de calabaza

1 ½  cdita de aceite de oliva

200gs de queso azul tipo Roquefort

100 gs de dulce de membrillo

8 hojas de kale cortadas a mano

3 huevos

150 de queso mascarpone

150 de crema de leche

Semillas de sésamo blancas y negras tostadas.

Pizca de sal y pimienta.

Procedimiento

Formar la masa a mano o en la procesadora. Dejarla reposando estirada y cubierta con un film, durante media hora en la heladera.

Pasada la media hora, estirarla como para cubrir un molde redondo de 26 cm de diámetro. Pinchar toda la superficie con un tenedor, cubrirla con aluminio y hornear durante 20 minutos a 160 grados. Retirar y reservar.

Cortar la calabaza en cubitos, ni muy grandes ni demasiado pequeños, rociarlos con oliva y hornear a 180 grados hasta que queden tiernos.

Retirar con un cuchillo la nervadura gruesa de las hojas de kale, cortarlos en juliana y saltearlos con un chorrito de oliva hasta que queden tiernas. Esto no debería llevarles más de 3 minutos.

Una vez cocidos los vegetales, colocarlos sobre la masa blanqueada junto con los membrillos cortados en dados y el queso azul.

Aparte, batir los huevos con la crema y el mascarpone. Condimentar bien con sal y pimienta y volcar dentro de la tartera sobre los membrillos y las calabazas y espolvorear con 1 cucharada de semillas de sésamo previamente tostadas.

Hornear durante 40 minutos. Servir caliente o tibia.