• Croquetas de arvejas

    Estas croquetas son ideales para comerlas solas con una ensalada o para acompañar un plato ligero. La preparación termina friéndolas vuelta y vuelta, de todos modos no quedan grasosas. La opción de llevarlas al horno es válida pero quedan más secas.

    Seguir leyendo