• Scones

      Los scones son un clásico a la hora del té, pero tienen un secreto: la masa no se amasa y la manteca no se toca con las manos para evitar que se derrita. La opción salada se obtiene reemplazando el azúcar por queso rallado. Las dos variantes son deliciosas y fáciles de hacer.

    Seguir leyendo